U
ltimo
S
ermón
del
P
rofeta
M
uhammad
(SAWS)
Entregado en el noveno día de Dhul Hijjah 10 AH en el Valle Uranah del Monte
Arafat (Mecca). Después de alabar y agradecer a Allah, el Profeta (saws) dijo:
“O Gente, préstenme atención con sus oídos atentos, porque yo no sé si después
de este año estaré de nuevo entre ustedes. Por consiguiente, escuchen lo que estoy
diciendo muy cuidadosamente y TRANSMITAN ESTAS PALABRAS A AQUÉLLOS QUE
NO HAN PODIDO ESTAR PRESENTES AQUÍ HOY”.
“Oh Gente, así como ustedes consideran este mes, este día y esta ciudad como
Sagrados, de la misma manera consideren la vida y la propiedad de cada musul-
mán como una confianza sagrada. Devuelvan los bienes que les fueron confiados a
sus respectivos dueños. No lastimen a nadie para que nadie los lastime. Recuerden
siempre que ustedes se encontrarán con su SEÑOR, y que ciertamente Él juzgará
vuestras acciones. ALLAH les ha prohibido que practiquen la usura (el interés); por
consiguiente, se debe renunciar a todo interés de aquí en adelante. Sin embargo,
mantengan vuestro capital. No deberán infligir ni sufrir ninguna injusticia. Allah
ha dictaminado que no debe existir interés alguno y que todo el interés debido a
Abbas ibn ‘Abd’al Muttalib (el tío de Profeta) queda abolido de aquí en adelante”.
“Oh Gente, los Incrédulos se complacen en hacer permisible lo que Allah ha prohi-
bido, y en no permitir lo qué Allah ha dejado como permisible. Con Allah los meses
son doce en número. Cuatro de ellos son sagrados y tres de éstos son sucesivos y
uno ocurre individualmente entre los meses de Jumada y Shaban.
Tengan cuidado con Satanás, para seguridad de su religión. Él ha perdido toda
esperanza de poder desviarlos en las cosas grandes, pero tengan cuidado con él en
las cosas pequeñas”.
“Oh Gente, es verdad que ustedes tienen ciertos derechos con respecto a sus
mujeres pero ellas también tienen derechos sobre ustedes. Recuerden que las han
tomado como sus esposas sólo bajo la confianza de Allah y con Su permiso. Si ellas
cumplen con vuestros derechos entonces a ellas les pertenece el derecho a ser
alimentadas y vestidas bondadosamente. Traten bien a sus esposas y sean amables
con ellas porque ellas son sus compañeras y auxiliadoras. Y es vuestro derecho
que ellas no hagan amistad con quien ustedes no aprueben, así como nunca ser
impúdicas”.
“O Gente, escúcheme acerca de esto, adoren a Allah, realicen las cinco oraciones
diarias, ayunen durante el mes de Ramadán, y den de vuestra riqueza el Zakat.
Realicen el Hajj si tienen los medios”.
“Toda la humanidad desciende de Adán y Eva, un árabe no tiene ninguna superiori-
dad sobre un no-árabe, ni un no-árabe tiene superioridad sobre un árabe; tampoco
el blanco tiene superioridad alguna sobre el negro, ni el negro tiene superioridad
sobre el blanco; excepto por su piedad y sus buenas acciónes. Sepan que un
musulmán es hermano de otro musulmán y que los musulmanes constituyen una
hermandad. Nada que pertenezca a un hermano musulmán será lícito para otro
musulmán a menos que sea dado libremente y de buena gana. Por consiguiente,
no sean injustos entre ustedes. Recuerden que un día ustedes estarán frente a Allah
y responderán por sus acciones. Así que tengan cuidado, no se desvien del camino
de la rectitud después de que yo me haya ido”.
“Oh Gente, NINGÚN PROFETA O APÓSTOL VENDRÁ DESPUÉS DE MÍ, Y NINGU-
NA NUEVA FE NACERÁ. Por consiguiente, razonen bien, ¡Oh Gente! y comprendan
las palabras que les he transmitido. Yo les dejo dos cosas, el CORÁN y mi SUNNAH
y si ustedes siguen éstos nunca se desviarán”.
“Todos los que me escuchan deben transmitir mis palabras a los demás y aquéllos
a otros de nuevo; y puede ser que los últimos sean quienes entiendan mis palabras
mejor que aquéllos que me escucharon directamente.
Como parte de este sermón, el Profeta (saws) les recitó una revelación de Allah que
justo había descendido en ese momento:
“… Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vo-
sotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión.…” (Corán 5:3)
Al final de este sermón, Muhammad (saws) preguntó: “Oh gente, ¿les he transmit-
ido fielmente mi mensaje?” Una poderosa exclamación que asentía, “Por Dios,
que sí”, surgió de entre los miles de peregrinos en vibrantes palabras “Allahumma
na’am” que se oyó como un trueno a través del valle.
Muhammad (saws) elevó su dedo índice hacia los cielos y dijo: Sé mi Testigo, ¡Oh
Allah!, que he trasnmitido Tu Mensaje a Tu gente”.
1...,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18 20,21,22,23,24,25,26,27,28,...29