Pagina 7
The Islamic Bulletin
Volume XX No. 4
es simplemente comer, dormir, vestirse, trabajar, adquirir algunos
bienes materiales y disfrutar? ¿Es éste nuestro propósito? ¿Por
qué nacimos? ¿Cuál es el objetivo de nuestra existencia y cuál es
la sabiduría detrás de la creación del hombre y de este enorme
Universo? Piensen en esa pregunta.
Algunas personas argumentan que no hay pruebas de ningún
origen divino, que no es verdad que exista un Dios, que no es
cierto que este Universo haya llegado a existir a través de un
propósito divino. Ellos dicen que tal vez este mundo ha llegado a
existir por casualidad. El bing bang y todo este grandioso mundo
con toda su organización simplemente se juntó. Ellos argumentan
que la vida no tiene un propósito definitivo, y no hay nada que
pueda ser probado por la lógica ni la ciencia que hay un Dios,
o un propósito, ni ninguna razón divina detrás de este mundo.
Me gustaría mencionar unos cuantos versos del Corán que hacen
referencia a este tema.
“Es cierto que en la creación de los cielos y la tierra y en la
sucesión del día y la noche, hay signos para quienes saben
reconocer la esencia de las cosas. Los que recuerdan a Allah
de pie, sentados y acostados y reflexionan sobre la creación de
los cielos y la tierra: ¡Señor nuestro, no creaste todo esto en
vano! ¡Gloria a Ti, presérvanos del castigo del Fuego!”
(Quran
3: 190-191)
Ahora al leer estos versos, Allah menciona muy claramente y
enfoca, en primer lugar, nuestra atención en la creación del
hombre, las diferentes posturas del cuerpo humano y las distintas
actitudes de la sicología humana. Él atrae nuestra atención en los
cielos, la sucesión del día y la noche, el firmamento, las estrellas,
las constelaciones, y luego nos dice que Él no ha creado todo
esto en vano. Cuando observen el diseño de todo esto, se darán
cuenta que su diseño es muy poderoso y preciso. Y algo tan
poderoso y preciso que va más allá de nuestros propios cálculos
e imaginación; no podría ser en vano, ni haber sido simplemente
juntado al azar. Por ejemplo, Si toman diez canicas de diferentes
colores, las enumeran del uno al diez colocándolas dentro de
una bolsa y luego sacudiendo la misma les digo que con los ojos
cerrados saquen la canica número uno, la canica dos y luego la
canica tres en orden. ¿Cuál sería el chance de que saquen las
diez canicas en orden? ¿Sabían que las oportunidades son una en
26 millones? Entonces, ¿cuáles son las chances de que los cielos
y la tierra hayan sido producidos en un big bang; y organizados
así como lo están? ¿Cuál es el chance de eso?
Mis queridos y respetados lectores, tenemos que hacernos una
pregunta más. ¿Cuando ven un puente, o una construcción, o un
automóvil, ustedes automáticamente piensan en la persona o la
compañía que la construyó? Cuando ven un avión, un cohete,
o un satélite o un gran barco, piensan también en lo increíble
que es ese invento. Cuando ven una planta nuclear, una estación
espacial en órbita, o un súper aeropuerto internacional como los
que existen en este país, se quedan completamente asombrados
con la ingeniería dinámica que implicó. Pero aun así, éstas son
sólo cosas que están hechas por los seres humanos.
Entónces, ¿Qué acerca del cuerpo humano; con sus enormes y
complicados sistemas de control? Piénsenlo. Tomen en cuenta
al cerebro; cómo piensa, funciona, analiza, almacena, recupera,
distingue y categoriza la información en un millonésimo de
segundo. Y lo hace constantemente. Reflexionando más acerca
del mismo, este es el cerebro que ideó al automóvil, los cohetes,
barcos, etc; que prácticamente lo hace todo. Ahora piensen
acerca del corazón, esta magnífica bomba trabaja 24 horas al
día sin parar durante toda nuestra vida. Éste realiza 100,000
latidos en un día, mientras bombea 5 litros de sangre circulando
por el cuerpo tan sólo en 13 segundos. En un sólo día el corazón
puede bombear suficiente sangre como para llenar un camión
de aceite de buen tamaño. Éste bombea continuamente durante
60, 70 años o más, haciendo circular la sangre por el cuerpo,
manteniendo una firme precisión durante la vida de la persona.
¡Piénsenlo! Fíjense en los riñones; que clase de función llevan
a cabo. Son el instrumento purificador del cuerpo; el cual
realiza cientos de análisis químicos simultáneamente. Y también
controla los niveles de toxicidad en los contenidos del cuerpo…y
esto lo hace automáticamente.
Tomen en cuenta sus ojos. La cámara humana; que ajusta,
enfoca, interpreta, evalua, aplica automáticamente el color;
la recepción natural y el ajuste a la luz y distancia. El ojo
es la mejor cámara del mundo que puede tomar imágenes
impecables y transferirlos al cerebro sin desenforcarlos. Seis
poderosos musculos controlan el ojo y le permiten moverse en
cualquier dirección que desee. Los musculos que enfocan el
movimiento del ojo se mueven alrededor de 100 000 veces al
dia. Si se diera a los musculos de la pierna el mismo ejercicio
equivaldría a caminar 50 millas por día. Las partes delicadas
de este instrumento de precisión se mantienen limpias gracias
a los párpados los cuales actúan como limpia vidrios. La retina
puede capturar 10 imágenes diferentes cada segundo o 800
000 imágenes al día. Se parpadea alrededor de 15 veces por
minuto. ¿Quién creó eso? ¿Quién lo ha perfeccionado? ¿Quién
lo planifica y regula? ¿Los seres humanos? ¿Ellos mismos? ¡No,
claro que no!
¿Y qué acerca de este universo? Piénsalo. Esta tierra es tan sólo
un planeta en nuestro sistema solar. Y nuestro sistema es uno
de los sistemas en la Vía Láctea. Y la Vía Láctea es una de las
constelaciones en esa galaxia, y hay millones de galaxias como
la Vía Láctea. Reflexiona acerca de eso… y todas ellas están
en perfecto orden. Todas son precisas, no están colisionando o
chocando entre si, es más, están navegando juntos en una órbita
que ha sido colocado para ellos. ¿Acaso los seres humanos lo
han puesto en marca, o están manteniendo esa presición? ¡No,
claro que no!
Fíjate en los oceanos, los peces, los insectos, las aves, las
plantas, o las bacterias, los elementos químicos que no han
sido descubiertos y que no pueden ser detectados ni siquiera
con los instrumentos mas sofisticados. Aún así, cada uno de
ellos sigue un orden. ¿Acaso toda esta sincronización, balance,
armonía, variación, diseño, mantenimiento e infinita operación
ocurrió por casualidad? Y además, ¿estas cosas funcionan
constante y perfectamente también por casualidad? Y ¿continúan
reproduciendose y manteniéndose a sí mismos también por
casualidad? ¡No, claro que no! Sería totalmente ilógico y absurdo
pensar en eso, y mucho menos indicaría que a pesar de todo,
ello simplemente llegó a ser. Esto vas más allá de la capacidad y
el entendimiento del ser humano. Todos coincidiríamos en eso.
Dios Todo Poderoso, el Creador Quien tiene el conocimiento
para diseñar y proveer; Quien ha creado todo esto y lo mantiene
es el Único que merece la adoración y gratitud. Si diera a cada
uno de ustedes $100 sin ninguna razón, por lo menos dirían
gracias. Y qué acerca de los ojos, riñones, cerebro, la vida, la
respiración, los hijos… ¿Qué pasa con eso? ¿Quién se los dió?
¿No es Él, digno de alabanza y gratitud? ¿Acaso no es Él digno de
reconicimiento y adoración? Mis lectores, en una palabra, eso es
el objetivo y el propósito de esta vida. Allah (SWT) nos dice en el
Quran:
“Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que
Me adoren.”
(Quran 51: 56)
Esto es lo que el Todopoderoso indica. Por lo tanto, nuestro
propósito en la vida es reconocer al Creador, ser agradecidos
con Él, adorar a Nuestro Creador, entregarnos a Él y obedecer
los comandos que determinó para nosotros. En una sola palabra
“adorar”. Ese es nuestro propósito en la vida. Y cualquiera
sea nuestra manera… el comer, el beber, el vestirse, el trabajar,
el disfrutar durante la vida hasta la muerte… todo esto es
simplemente esporádico. Nosotros hemos sido creados para
adorar a Dios y ese es el propósito de nuestra existencia. No
creo que alguien pueda tener muchos argumentos contra ese
propósito.
1,2,3,4,5,6 8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,...29