bismillah

Un Milagro!

Cada niño de Bosnia conoce la historia de una mujer pobre que atrapó a un pez dorado, lo puso en libertad y a cambio obtuvo riqueza y felicidad. Este es un cuento balcánico que se volvió realidad para una familia pobre. Admir Malkoc, reflexionando en como sus parientes liberaron dos peces dorados y fueron recompensados cien veces más, dijo: "Lo que sucedió aquí, va más allá de la buena suerte, es realmente una leyenda".

Hasta antes de la guerra de Bosnia, 150 familias musulmanas en Jezero, una villa del noreste circundante a un lago, vivían una vida tranquila, excepto en vacaciones que era cuando los hombres retornaban de sus trabajos en Europa occidental cargados de regalos. En 1990, Smajo Malkoc regresó de Austria con un regalo para sus hijos adolescentes, éste era un acuario con dos peces dorados. Después de dos años estalló la guerra, como la las fuerzas serbias habían avanzado a Jezero, las mujeres y los niños huyeron mientras los hombres resistían al ataque. Malkoc fue asesinado. Cuando su esposa Fehima volvió escabulléndose con cuidado a la aldea para enterrar a su esposo y tomar las pertenencias que le quedaba, vio a los peces en el acuario y los liberó en el lago. Ella pensó: "De esta manera talvez ellos sean más afortunados que nosotros".

En un futuro inmediato La señora Malkoc regresó a Jezero encontrando todo en ruinas, no había quedados nada más que los recuerdos, fue tristemente hacia el lago y divisó algo extraño. Todo el lago estaba brillando por los innumerables peces dorados que habían en el.

Ella dijo: "Yo pensé en mi esposo, él me había dejado algo que soñé". Durante los años de guerra, en el lago había florecido la vida bajo el agua.

Pronto la señora Malkoc y sus hijos empezaron a alimentar y vender a los peces. Ahora, los hogares y cafeterías de la región estaban repletos de acuarios con los peces de Jezero. Los dos chicos crecieron y la señora Malkoc es una abuela orgullosa. La casa de Malkoc fue reconstruida de las ruinas y es una de las casas más grandes de la aldea, dos automóviles nuevos se encuentran parqueados al frente y la familia tiene dinero suficiente como para no preocuparse del futuro. "Este fue un regalo especial de nuestro padre" dijo Malkoc.

En invierno, cuando el hielo en el lago es suficientemente grueso como para esquiar, los peces sobreviven siendo tomando en cuenta que anteriormente incluso era casi imposible mantenerlos en un acuario doméstico sin ayuda de un calentador.

Algunos son tan grandes que pesan 4,5 libras, algunos tienen dos aletas caudalosas por lo cual los aldeanos dicen que es algo sorprendente. Algunos son bienvenidos para pescar y vender los peces, pero la mayoría no esta de acuerdo con esto, pues un aldeano dijo: "Ellos echaron los peces al lago, es un milagro de ellos".

top


The Islamic Bulletin
P.O. Box 410186, San Francisco, CA 94141-0186

Agosto 1998
Jumaada Awal 1419
En Esta Edición
Cartas al Editor
Noticias del Mundo Islamico
El Islam en Nicaragua
La Mujer en el Islam
Cómo Abrasé el Islam
Pide y el te Dará
Dischos del Profeta
El Rincón de
La Concina
Los Modales
del Profeta
Hadiz Qudsi
Istikhara
El Coran y La Ciencia
Las Historias de
Los Sahabas
La Dieta y Los Modales Islamicos
Un Milagro!
La Verdadera
Historia: Islam
El Rincon de
Los Niños
Una Prueba Acerca de Los Profetas
Recordando una
Triste Perdida
Articulo Tecnológico
Me Pregunto
El Hafiz de 6
Anos de Edad