bismillah

Dischos del Profeta (saws)

Acerca de los padres

En América hay muchos días que se apartan para honrar y valorar a las personas que son especiales en nuestras vidas. El día de la madre, el día del padre, el día conmemorativo, el día del abuelo y la abuela, etc. Nos damos cuenta de la importancia de estos acontecimientos, de las metas y filosofías de apartar determinados días para brindar reconocimiento y a aprecio a estas personas. De acuerdo al Sagrado Corán y los Hadices, el valorar a los padres debe ser un reconocimiento diario y no simplemente en ocasiones especiales.

Se nos enseña que un musulmán debe respetar y valorar a sus padres todos los días del año. En el Corán se describe hermosamente la valoración y el trato hacia los padres en la Sura Al-Isra en el cual Allah (SWT) dice:

"Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a El y que hagáis el bien con los padres. Y si alguno de ellos, o a los dos juntos, les llega la vejez junto a ti, no les digas "uff" ni los rechaces, sino que háblales con buenas palabras. Baja sobre ellos el ala de la humildad que viene de la misericordia y di: ¡Señor mío! Ten piedad de ellos, al igual que ellos me criaron cuando era pequeño." (17:23-24)

En el Corán se menciona once veces el reconocimiento y el respeto hacia los padres. En cada una de ellas Allah exhorta a los hijos a valorar el cuidado y el amor que recibieron de sus padres. De una u otra manera Allah demanda a que los hijos honren a sus padres, al decir: "Hemos encomendado al hombre trata con bondad a sus padres..." (29:8 & 46:15)

Esto se confirma de nuevo en la Sura Al-Baqarah (La vaca): "Y cuando hicimos que los hijos de Israel tomaran sobre sí el Compromiso. Les dijimos: No adoraréis a otro que Allah, haréis el bien a vuestros padres así como a los parientes..." (2:83)

Y en la Sura An-Nisaa (Las mujeres): "Adorad a Allah sin asociar nada con El y haced el bien a vuestros padres..." (4:36)

Y en la Sura Al An'am (Los rebaños), Allah (SWT) reitera que la gente debe honrar a sus padres y ser amables con ellos. "Di: Venid que os declare lo que vuestro Señor os ha prohibido: Que no asociéis nada con El, que hagáis el bien a vuestros padres..." (6:151)

Se relató que una persona vino al Profeta (saws) para tomar parte en la emigración (Hijra) en contra del deseo de sus afligidos padres. Entonces el profeta (saws) le dijo que vuelva con sus padres y que podía regresar solo después que los haya contentado ya que los había hecho llorar. (Abu Dawood)

De hecho, el Islam nos enseña que el respeto a los padres, en importancia, viene inmediatamente después de rezar a Allah y antes del Jihad (luchar y esforzarse por la causa de Allah)... En realidad esto lo haría una orden muy importante y poderosa. Esto implica que debemos tomarlo no solo como un asunto terrenal sino también como un asunto religioso. Allah Todopoderoso y Su profeta han puesto mucho énfasis en la obediencia, servicio y complacencia de nuestros padres.

El profeta (saws) cuando fue preguntado "Cual acción es la más querida para Allah" respondió: "Realizar las oraciones en su debido tiempo" Entonces preguntaron "¿Cuál es la próxima? Dijo: "La benevolencia para con los padres". Entonces preguntaron de nuevo, "¿Cuál es la siguiente?" Respondió: "La lucha por la causa de Allah".

Madres

A pesar de que el Islam brinda reconocimiento a ambos progenitores, a las madres se les debe tener un respeto y gratitud especial. Esta actitud Islámica es mejor entendida si tomamos en cuenta las dificultades y sufrimientos que las madres experimentan en sus vidas. Abu Huraira (r.a.) narró que un hombre vino al profeta (saws) y le preguntó que ¿Quién de entre los suyos tenía más derechos sobre él? El profeta respondió "Tu madre", entonces el preguntó "¿Quién después?" a lo que el profeta (saws) respondió de nuevo "Tu madre". El preguntó de nuevo "¿Quién es el siguiente?", el profeta respondió de nuevo "Tu madre". Cuando el hombre le preguntó quien después de ella, el profeta (saws) le dijo "Tu padre".

En otra narración el profeta Muhammad (saws) dijo: "El paraíso se encuentra a los pies de las madres"... enfatizando así que uno debe amar y respetar a su madres y que el complacerlas también nos ayudará bastante en el más allá.

De hecho, en el siguiente hadiz de ejemplifica la importancia de una madre: Una vez, cuando el profeta (saws) estaba hablando con sus compañeros vino un hombre y se le dirigió (diciendo): "¡OH, mensajero de Allah! Un hombre joven esta muriendo. La gente le esta pidiendo que recite la shahada pero es incapaz de hacerlo." El profeta (saws) preguntó "¿Este hombre realiza sus oraciones?" y le respondieron que si. Entonces fue a la casa del moribundo. El mensajero de Allah le aconsejó hacer la Kalimah (declaración de fe) El hombre señaló que era incapaz de hacerlo ya que las palabras no podían emerger de su boca. Entonces él llamó a la madre del moribundo a quien el hijo había desobedecido constantemente durante toda su vida.

Cuando su anciana madre se aproximó al lugar, el profeta (saws) le preguntó: "OH, respetable señora, ¿es este su hijo?" Ella respondió afirmativamente. Luego él le hizo otra pregunta, "Señora, si su hijo se viera amenazado de ser arrojado a un fuego terrible, ¿hablaría en favor de él para que sea perdonado? La mujer replicó que definitivamente en ese momento si lo haría.

Entonces el profeta (saws) le dijo, "Si es así, declara poniendo a Allah y a mi como testigos de que en este momento estas complacida con él". La anciana declaró con presteza. "Oh Allah, Tú y tu mensajero sean mis testigos de que yo estoy complacida con este amado hijo mío".

El profeta se dirigió al moribundo y le pidió que recitara "No hay más divinidad que Allah, Él es Uno y no tiene asociados, y testifico que Muhammad es Su siervo y mensajero". En virtud del perdón de su madre, las palabras pudieron fluir de sus labios y recitó la Kalima. Al ver esto, el profeta (saws) alabó a Allah Todopoderoso y Le agradeció diciendo: "Gracias a Allah Todopoderoso, Quien salvó a este hombre del terrible fuego del Infierno a través de mi". (Tabarani, Ahmad)

Una vez un hombre vino al profeta (saws) buscando su consejo acerca de tomar parte en la batalla (Jihad) con él. El profeta (saws) le preguntó si su madre estaba viva a lo que él respondió afirmativamente. Entonces el profeta (saws) le dijo, "regresa a tu hogar y sírvele como si el cielo se encontrara bajo sus pies". (Ibn-e-Majah, Nasai)

Por lo tanto, el hecho esclarece de que más que el padre, una madre merece amor, sacrificio, sometimiento, obediencia y gratitud por parte de los hijos. Esto es generalmente porque una madre mientras trae al mundo a los niños se sacrifica mucho más y aguanta mayores dificultades que el padre.

Ella los alimenta y cuida sacrificando sus comodidades día a día y su sueño de noche, no lo hace por dinero o bajo coacción sin ningún otro interés que no sea el de brindar su amor y afecto durante toda la vida. Esta es la razón por la que el Sagrado Corán ha dado más importancia a la madre y recalcó a los hijos de que sean más considerados y humildes con ella en comparación al padre.

Una persona se acercó al profeta (saws) y se quejó de que su madre era malhumorada. El mensajero de Allah dijo "ella no era malhumorada cuando te tuvo en su vientre durante nueve meses". La persona insistió "Oh Profeta, yo te estoy diciendo la verdad, ella es malhumorada". El profeta (saws) dijo, "Ella no era malhumorada cuando solía mantenerse despierta durante toda la noche por tu causa y te alimentaba". "Yo he recompensado todos estos servicios de mi madre" jactase el demandante. Entonces el Profeta (saws) preguntó "¡Cómo la has recompensando?". El respondió "Yo la ayudé realizar el Hajj cargándola sobre mis hombros. Entonces el profeta (saws) le dijo "¿Podrías recompensar también los dolorosos espasmos que tu madre padeció al momento de darte a luz?"

El derecho de la madre a ser servida y tratada amablemente es 3 veces mayor que la del padre, porque ella proporciona a los hijos tres servicios que no podrían ser imitados por el padre. Durante el embarazo la madre soporta el peso del niño, aguanta los dolores del parto y después lo alimenta en sus senos. En el sagrado Corán se menciona estos tres importantes servicios. Como después ambos padres desempeñan partes iguales en la enseñanza y crianza de los niños, se pone bastante énfasis en el trato amable por parte de los hijos hacia los padres.

Es obvio que al criar a los hijos ambos progenitores desempeñan sus roles a costa de sus propias comodidades y placeres. El padre se siente feliz al gastar en ellos el dinero que ganó con tanto sacrificio, mientras que la madre los alimenta de su propia sangre (leche). De esta manera los niños son formados por un esfuerzo conjunto, el amor y el afecto de ambos padres. Consecuentemente, en el Sagrado Corán y en la sunna se subraya el adecuado trato que los hijos deben brindar a los padres.

Los siguientes puntos serán evidentes al analizar estos versos del Sagrado Corán:

(1) En el Islam los derechos de los padres están próximos a aquellos de Allah (SWT). Esto se confirma por el hecho de que en el Sagrado Corán, después de la descripción de la unicidad de Allah (SWT), se ha ordenado repetitivamente un comportamiento más amable y sumiso para con los padres.

(2) Cuando los padres envejecen, cambia su temperamento. Usualmente, debido a su edad ellos se irritan con facilidad y se tornan más temperamentales. Los hijos deben aceptar estos cambios y mostrar una gran paciencia y generosidad con los padres de edad avanzada.

(3) Durante toda su vida nuestros progenitores deben ser respetados y venerados.

(4) Los hijos deben adoptar actitudes de humildad, cortesía y obediencia con los padres. Ellos deben cumplir de buena gana las órdenes de los padres y además sentirse a gusto al llevarlas a cabo. En la vejez cuando los padres están imposibilitados y naturalmente dependen de sus hijos, éstos deben servirles como si fuesen unos sirvientes obedientes. Mientras realizan eso, ellos deben sentirse llenos de felicidad y a la vez agradecer a Allah por tener la oportunidad de servir a sus padres en la vejez.

(5) Debemos recordar aquellos días de nuestra infancia cuando dependíamos totalmente de nuestros padres. Durante esa época éramos débiles y necesitábamos de su ayuda para sobrevivir. En aquellos días nuestros padres nos alimentaron con amor y afecto, soportando todo tipo de dificultades. Ellos se sentían felices cuando nosotros lo estábamos y se inquietaban aun cuando nos encontrábamos ligeramente perturbados. Los hijos siempre deberían mantener estos recuerdos frescos en la mente y pedir a Allah Todo Poderoso para ser misericordiosos y amables con los padres en su vejez, así como ellos fueron amables y considerados en los momentos de necesidad.

Hazrat Abu Osaid narró que una vez mientras estaba sentado junto al Mensajero de Allah (saws) alguien le preguntó si había algunos pasos que podía seguir para beneficiar a sus padres aun después de su muerte. El profeta (saws) le respondió "Si","hay cuatro cosas que puede realizarse: (1) rezar por su salvación y perdón. (2) cumplir con las promesas que hicieron y llevar a cabo su voluntad. (3) respetar y tratar bien a sus amistades. (4) Y ser bueno y amable con aquellos que están relacionados contigo a través de tus padres. (Al Adab Al-Mufrad)

Aparte del servicio, sumisión y obediencia a los padres, el Sagrado Corán enfatiza a los hijos a que no sean miserables con ellos; es más, al gastar su dinero ellos deben dar preferencia en primer lugar a sus padres quienes están permitidos de tomar dinero de sus propios hijos por deseo irreprimible en sus momentos de necesidad. La obediencia a los padres incluye también la ayuda financiera.

Una vez un hombre se quejó al profeta (saws) acerca de su padre quien sustraía sus pertenencias cada vez que quería. El profeta (saws) llamó al padre de este hombre, quien estaba muy viejo y le preguntó por los detalles del asunto. El dijo, "Oh mensajero de Allah, hubo un tiempo cuando él (hijo) era débil e indefenso y sin nada mientras que yo tenía fuerza y riqueza. Nunca vacile en darle mis pertenencias siempre que él las necesitaba. Hoy yo estoy débil y tengo las manos vacías, mientras que él es rico y ahora guarda sus pertenencias de mí". Al escuchar eso las lagrimas brotaron de los ojos del Profeta (saws) y le dijo al hijo: "Tú y tus bienes le pertenecen a tu padre. Tú y tus bienes le pertenecen a tu padre". "Hay buenas nuevas para aquellos que se portan bien con sus padres, Allah incrementará el tiempo de sus vidas".

El Islam ha confirmado el respeto que los hijos deben tener a sus padres, aún si éstos no son musulmanes. Ellos aún siguen siendo sus progenitores, de ellos nacieron y los albergaron soportando los mismos dolores y dificultades que atraviesan los padres musulmanes.

Consecuentemente, a pesar de las diferencias religiosas, es el deber de los hijos musulmanes el servirles y tratarlos con amabilidad, respeto y devoción.

También demos ayudar a los padres económicamente y así no dar ocasión de que se preocupen de los asuntos de esta vida. Si los padres no musulmanes se afanan en convertir a sus hijos a las creencias no islámicas, entonces los hijos no deben seguirlos, pero aún así deben ser buenos con ellos.

Respecto a este asunto, Allah (swt) dice en la Sura Luqman:

"Hemos encomendado al hombre que trate bien a sus padres. Su madre lo llevó en el vientre fatiga tras fatiga y fue destetado a los dos años. Sé agradecido conmigo y con tus padres. A Mí has de volver. Pero si se empeñan en que Me asocies algo de lo que no tienes conocimiento, entonces no los obedezcas. Pero acompáñalos en este mundo como es debido. Y sigue el camino de los que se vuelven a Mí en todo." (3:14-15)

Todos esperamos mostrar el respeto y consideración que Allah nos ordena para con nuestros padres mientras están con nosotros en esta vida. Para aquellos de nosotros que perdimos a uno o ambos padres, todavía hay acciones que podemos realizar para honrarlo, como hacer Dua (súplica)diariamente por ellos; en su lugar o nombre dar caridad, instituir una caridad permanente al ayudar a una mezquita, biblioteca islámica, con materiales islámicos para la dawah, leer el Corán, distribuir literatura islámica, etc.

Pidamos para que demos todo lo mejor de nosotros para respetar a nuestros padres, honrarlos, ser amables con ellos y complacerlos por amor a Allah.

Quien de vosotros vea una mala acción que la cambie con su mano, si no puede, con su lengua y si no pudiese, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe.

top


The Islamic Bulletin
P.O. Box 410186, San Francisco, CA 94141-0186

Agosto 1998
Jumaada Awal 1419
En Esta Edición
Cartas al Editor
Noticias del Mundo Islamico
El Islam en Nicaragua
La Mujer en el Islam
Cómo Abrasé el Islam
Pide y el te Dará
Dischos del Profeta
El Rincón de
La Concina
Los Modales
del Profeta
Hadiz Qudsi
Istikhara
El Coran y La Ciencia
Las Historias de
Los Sahabas
La Dieta y Los Modales Islamicos
Un Milagro!
La Verdadera
Historia: Islam
El Rincon de
Los Niños
Una Prueba Acerca de Los Profetas
Recordando una
Triste Perdida
Articulo Tecnológico
Me Pregunto
El Hafiz de 6
Anos de Edad