bismillah

Transfiera esta edición del boletín pdf (558 KB)

LOS ENGAÑOS DEL SHAYTAAN EN TU CONTRA

1. Te obstruye el camino para hacer actos de obediencia. Recházalo dándote cuenta que tú estás en la necesidad de hacer estos actos de obediencia con el fin de juntarlos para que te lleven de esta vida a la otra que no tendrá fin.

2. Te ordena a que te demores lo más que puedas en cumplir los actos de obediencia. Recházalo dándote cuenta que el tiempo que se te ha dado no está en tus manos el poder controlarlo y que podrías morir en cualquier instante.

3. Te ordena que lleves a cabo actos de obediencia de la manera más rápida posible susurrándote: ¡apresúrate! Para que así los hagas como sea. Recházalo dándote cuenta que unos cuantos actos de obediencia, pero hechos a la perfección, son mejores que hacer muchos de ellos de forma incompleta.

4. Te ordena que perfecciones tu forma de alabanza con el fin que seas visto por los demás. Recházalo dándote cuenta que con tal que Allah se fije es suficiente sobre que los demás se estén fijando.

5. Él te susurra arrogancia y orgullo en tu corazón diciéndote: "de quién más sino de ti es más grande y precisa más su obediencia?" Repélelo dándote cuenta que tus actos de obediencia para Allah son una bendición de Allah y no de ti mismo. Si no fuese por la Generosidad de Allah, tú no serías capaz de establecer ningún acto de obediencia.

6. Este es el más grande de sus trucos, te dice: "haz que tus esfuerzos sean enérgicos en mantener secreta tu obediencia de Allah, pronto El hará que tus actos se manifiesten ante el mundo". Repélelo recordando que tú eres un esclavo de Allah y que sólo El es tu Amo, si El quisiera, El te manifestaría y si El quisiese, El te mantendría oculto. Si El quisiera, El te haría importante y si El quisiera, te haría insignificante. Sólo depende de El decidir y a ti no te debería importar si El manifiesta tus buenas acciones a la gente o no, porque no existe nada en la mano de los demás que valga la pena salir a buscar.

7. Él te sugiere en tu corazón: "no hay necesidad que tú estés realizando actos de obediencia para Allah. Verdaderamente, si tú hubieras sido creado y destinado para estar entre la gente que ha sido bendecida, entonces no hay peligro en que seas negligente en tus actos de alabanza. Y si tú hubieras sido creado y destinado a estar entre la gente que está perdida, entonces no hay beneficio alguno en realizarlos". Recházalo dándote cuenta que tú eres un siervo de Allah, y justamente ese es el deber de un Musulmán, obedecer la orden de Allah.

Ver también: El Rincón de los Niños

top


The Islamic Bulletin
P.O. Box 410186, San Francisco, CA 94141-0186

Ramadan
En Esta Edición
Cartas al Editor
Noticias del Mundo Islamico
Factores Negativos que Afectan Nuestro Corazón
Diez Enfermedades del Corazón
Ella es mi Hermana
Sabiduría (Hikmah)
La Mujer en el Islam
Como Bajar
Nuestra Mirada
Diez Cosas que Desperdiciamos
Cultivando tu Vida Espiritual
La Excelencia de Algunas Surahs
Súplicas (Duha)
99 Nombres
de Allah
El Corán e Científicos Modernos
Dieta del Ramadan
¿Cómo Abrasé
el Islam?
Café de Yemen
El Rincón de
los Niños
Los Engaños del Shaytaan en tu Contra