bismillah

Transfiera esta edición del boletín pdf (558 KB)

LA MUJER EN EL ISLAM

EXPERIENCIA DE UNA MUJER HINDÚ CONVERTIDA
Por Sr. Nur

hijabProvengo de una familia totalmente Hindú donde siempre se nos había enseñado a considerarnos a nosotras mismas (las mujeres) como seres que eventualmente se casan, tienen hijos y sirven al marido -ya sea si él es amable o no. Aparte de esto descubrí que habían muchas otras cosas que oprimían a la mujer en gran medida, tales como: si una mujer se quedaba viuda, ella debía vestir siempre un sari blanco (prenda), comer comida vegetariana, cortar su cabello y jamás volverse a casar. La novia siempre tuvo que pagar la dote (dinero proveniente de la novia) a la familia del novio. Y el esposo tenía la libertad de pedirle lo que sea, sin importar si la novia tendría dificultad en darlo o no. Y no sólo eso; si después del matrimonio ella no era capaz de poder pagar la dote íntegramente, entonces ella sería torturada tanto emocional como físicamente y hasta podría terminar como una víctima de la "muerte en la cocina", donde el esposo o ambos, la suegra y el esposo, tratan de incendiar a la esposa mientras está cocinando o se encuentra en la cocina, para después hacerlo ver como una muerte accidental, y cada vez más y más estas situaciones están tomando lugar. La hija de un amigo de mi padre tuvo este trágico fin el año pasado.

Además de todo esto, los hombres en el Hinduismo son tratados literalmente como dioses. En una de las celebraciones hinduistas, mujeres solteras rezan y adoran ante un ídolo que representa a un particular dios (shira) de manera que ellas puedan tener esposos como él. Incluso mi propia madre me pidió que hiciera lo mismo. Esto me hizo ver que la religión del hinduismo la cual está basada en supersticiones y en cosas a las que no respaldan ningún hecho comprobado, es simplemente un conjunto de meras tradiciones las cuales oprimen a la mujer y por tanto no podía ser correcto.

Subsecuentemente, cuando fui a Inglaterra para estudiar, pensé que al menos este sería un país donde se brinda los mismos derechos tanto a mujeres y a hombres, y que no los oprime. Pensé que aquí se tenía la libertad de hacer lo que uno quisiese. Bueno, a medida que comencé a conocer gente, a hacer nuevas amistades, a aprender sobre esta nueva sociedad y a ir a todos esos lugares a donde mis amigos concurrían con el fin de "socializar" (bares, discotecas, etc.), me di cuenta que esta "igualdad" entre hombres y mujeres no era tan verdadera en la práctica como era en la teoría.

Aparentemente, parecía que las mujeres recibían los mismos derechos en educación, trabajo y demás, pero en realidad las mujeres continuaban oprimidas en una manera más sutil y diferente. Cuando fui con mis amigos a los lugares donde frecuentaban, encontré que todo el mundo estaba interesado en hablar conmigo y pensé que eso era normal. Pero fue sólo después que me di cuenta lo inocente que había sido, y pude ver lo que realmente esta gente estaba buscando. Inmediatamente comencé a sentirme incomoda, como que no era yo misma: tenía que vestirme de tal forma que le cayera bien a la gente y hablar de tal manera que complaciera a los demás y llegué al punto que cada vez era más y más incomodo para mí, y me sentía cada vez menos y menos yo, todavía no puedo superarlo. Todos estaban diciendo que disfrutaban ser ellos mismos, pero yo no podría llamar a este estilo de vida un disfrute.

Pienso que las mujeres en este estilo de vida están oprimidas, ellas se tienen que vestir de cierta manera para complacer y lucir más atractivas, tienen que hablar de una forma especial para que la gente guste de ellas.

Durante este tiempo yo no había pensado en el Islam, a pesar de que tuve algunos conocidos musulmanes. Pero sentía que realmente tenía que hacer algo, encontrar aquello con lo cual me sentiría feliz y segura, y con lo que me podría sentir respetada, algo correcto para poder creer, porque cada uno tiene una creencia a la cual ajusta su vida. Si unos consideran que la diversión está en salir de parranda con sus amigos entonces lo hacen porque creen en ello. Si hacer dinero es la creencia de algunos, ellos hacen lo que sea para conseguir esto. Si algunos creen que beber es una forma de disfrutar la vida, entonces lo hacen. Pero, yo siento que todo esto no lleva a ninguna parte, nadie está realmente satisfecho, y las mujeres respetables están buscando siempre cambiar esta clase de camino.

En estos tiempos actuales, llamados "la sociedad de los derechos iguales", se espera que tú tengas un novio (sino eres una anormal) y que no seas virgen. Así pues, estos son ejemplos de opresión aunque las mujeres no se den cuenta de ello. Cuando me convertí al Islam, fue obvio que finalmente había encontrado aquella seguridad permanente. Una religión, una creencia tan completa y clara en cada aspecto de la vida.

Mucha gente tiene una errada visión de que el Islam es una religión opresiva, donde las mujeres son cubiertas desde la cabeza hasta los pies y que no se les permite ninguna libertad ni derechos. Pero de hecho, las mujeres en el Islam tienen más derechos, y esto ha sido así por los últimos 1400 años, comparados con los derechos recientemente concedidos a las mujeres no-musulmanas en algunas sociedades occidentales y en algunas otras regiones. Pero existen, incluso hoy en día, lugares donde la mujer aún permanece oprimida como ya lo mencioné al principio acerca de las mujeres hindúes.

Las mujeres musulmanas tienen derecho a heredar, a manejar el comercio y sus negocios, tienen el total derecho a la posesión, propiedad y disposición de su riqueza a la cual el esposo no tiene derecho. También tienen derecho a la educación, a rechazar el matrimonio (arreglado) mientras tal rechazo sea justificable y razonable. El Corán mismo, que es la palabra de Dios, contiene muchos versos que ordenan al hombre a ser amables con sus esposas y acentúan los derechos de las mujeres. El Islam brinda una correcta serie de reglas ya que éstos NO fueron hechos por el hombre sino fueron hechos por Dios; es por ello que es una religión perfecta.

Muy a menudo preguntan a las mujeres musulmanas porque ellas están tapadas de la cabeza a los pies, y al ver esto se dice que esto es opresión - pero no es así. En el Islam el matrimonio es una parte importante de la vida, el logro de la sociedad. Por eso una mujer no debería estar caminando por ahí mostrándose a todo el mundo, sino sólo para su esposo; incluso al hombre no se le permite mostrar ciertas partes de su cuerpo a nadie más que a su esposa. Además, Dios ha ordenado a la mujer a cubrirse por modestia:

"¡Profeta! Di a tus esposas e hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran desde arriba con sus vestidos. Esto es lo más adecuado para que se las reconozca y no se las ofenda. Allah (Dios) es Perdonador, Compasivo". (Corán 33:59)

Otro punto que me gustaría comentar son las reglas y regulaciones impuestas en el Islam por Dios, que no sólo es aplicable a las mujeres sino también a los hombres. No existe una entremezcla ni un trato libertino entre hombres y mujeres por el beneficio de ambos. No hay duda en lo que sea que Dios ordene es correcto, saludable, puro y beneficioso para la humanidad. Un verso en el Corán explica este concepto muy claramente:

"Y di a las creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas, y que no muestren sus atractivos a excepción de los que sean externos; y que se dejen caer el tocado sobre el escote y no muestren sus atractivos excepto a sus maridos, padres, padres de sus maridos, hijos, hijos de sus maridos, hermanos, hijos de sus hermanos, hijos de sus hermanas, sus mujeres (las demás mujeres musulmanas), los esclavos que posean, los hombres subordinados carentes de instinto sexual o los niños a los que aún no se les haya desvelado la desnudez de la mujer. Y que al andar no pisen golpeando los pies para que no se reconozcan adornos que lleven escondidos. Y volveos a Allah todos, oh! Creyentes para que podáis tener éxito." (Corán 24:31)

Cuando me puse el hijab (velo), estuve realmente feliz de hacerlo. De hecho, verdaderamente quería hacerlo, sentí una gran sensación de satisfacción y felicidad. Me sentí satisfecha al saber que había obedecido el mandato de Allah (Dios). Y feliz por el bien y las bendiciones que vienen con eso. Me sentí segura y protegida. De hecho, la gente me respeta mucho más por eso. Realmente pude ver la diferencia en el comportamiento hacia mí. Finalmente. Quisiera decir que he aceptado el Islam no ciegamente ni bajo ninguna coacción. En el Corán existe un verso que dice: "Que no exista coacción en la religión".

Acepté el Islam con convicción. He visto, estado ahí, hecho eso y visto ambos lados de la historia. Yo sé y he experimentado como es el otro lado y se que he hecho lo que es correcto. El Islam no agobia a la mujer sino que más bien las libera y les proporciona el respeto que ellas se merecen. El Islam es la religión que Dios ha elegido para la humanidad. Aquellos que lo aceptan están verdaderamente liberados de las cadenas y trabas de la humanidad cuyas reglas y legislaciones no necesitan sino la opresión de un grupo para otro y la explotación y opresión de un sexo sobre el otro. Este no es el caso del Islam que liberó a la mujer y le brindó independencia no proporcionada por ninguna otra autoridad.

"Me siento obligado a responder a la carta de una hermana la cual menciona lo difícil que es encontrar artículos acerca de cómo los hombres musulmanes deben bajar la mirada. La hermana está en lo correcto en recordar a los hermanos que deben bajar la mirada".

top


The Islamic Bulletin
P.O. Box 410186, San Francisco, CA 94141-0186

Ramadan
En Esta Edición
Cartas al Editor
Noticias del Mundo Islamico
Factores Negativos que Afectan Nuestro Corazón
Diez Enfermedades del Corazón
Ella es mi Hermana
Sabiduría (Hikmah)
La Mujer en el Islam
Como Bajar
Nuestra Mirada
Diez Cosas que Desperdiciamos
Cultivando tu Vida Espiritual
La Excelencia de Algunas Surahs
Súplicas (Duha)
99 Nombres
de Allah
El Corán e Científicos Modernos
Dieta del Ramadan
¿Cómo Abrasé
el Islam?
Café de Yemen
El Rincón de
los Niños
Los Engaños del Shaytaan en tu Contra